Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

Los efectos del sol sobre tu piel y cómo solucionarlos

El sol es vida, por eso, cuando llega el verano aprovechamos para disfrutar de esos rayos que nos dan alegría y vitalidad para sobrellevar el otoño. Sin embargo, una exposición inadecuada o excesiva al sol puede tener efectos catastróficos sobre nuestra piel.

Los efectos del sol sobre tu piel y cómo solucionarlos.

En los meses de verano nuestra exposición al sol es mayor que durante el resto del año. La playa, los paseos al atardecer, las rutas por la montaña, los días en la piscina… queremos conseguir un bronceado perfecto que haga lucir a nuestra piel atractiva. Sin embargo, lo recomendable es tomar el sol con tiempos controlados y siempre con protección solar alta, sobretodo en la piel de nuestro rostro, que es la más sensible y la que con más facilidad está expuesta al sol.

¿Qué efectos tiene el sol en la piel?

Si te has protegido del sol y has sido cuidadosa con tu exposición a él, tanto en el tiempo como en la cantidad (evitando las horas de sol más directo), has hecho lo correcto. Sin embargo, de forma inevitable, el verano deja una huella sobre nuestra piel que suele presentar los siguientes síntomas.

Quemaduras

Uno de los síntomas que aparecen de inmediato tras una larga exposición al sol y aún más, sin protección, son las quemaduras. Nuestra piel se enrojece, se inflama y sentimos dolor. Posteriormente y a medida que vaya pasando el tiempo, la piel se vuelve seca, tirante e incluso podemos sentir picor, hasta que “nos pelamos”, y las células superficiales mueren y se regeneran. Sin embargo, la idea de regeneración no debe llevarnos a engaño: La piel tiene memoria y todo daño ocasionado durante la vida se va acumulando.

Manchas faciales (Lentigos solares)

Tras tomar el sol pueden aparecer pequeñas manchitas o pequitas (normalmente de color marrón) llamadas también lentigos solares. Lo primero que debemos hacer es comprobar la textura, color y forma de las manchas, si nos pican o cambian de forma debemos asegurarnos de que es una simple mancha por exposición solar y no haya ningún peligro de melanoma.

Las manchas por exposición solar son muy comunes, suceden porque la radiación ultravioleta provoca daños en el ADN de las células de la piel, son como “pequeñas lesiones” que reflejan la historia de nuestra piel y su exposición al sol.

Erupciones o acné

Otro de los síntomas que puede producir la exposición solar es la aparición de granitos o acné en nuestra piel. Esto suele suceder por una sensibilidad al sol, o “alergia al sol” dependiendo del grado. Es una reacción que sufre más gente de lo que parece, aproximadamente una quinta parte de la población ha presentado alguna vez acné o erupciones tras la exposición solar.

Aceleración del envejecimiento de la piel

En términos generales, los rayos ultravioletas a los que nos exponemos durante el verano provocan que nuestra piel envejezca más rápido. De este modo, nuestra cara puede presentar un ligero tono amarillento, arrugas finas, pérdida de densidad y/o falta de elasticidad.

¿Cómo puedo solucionar los efectos del sol sobre mi piel?

Sin duda, la llegada del otoño es el momento perfecto para realizar un tratamiento que palie los efectos del sol sobre nuestra piel. En esta época la piel necesita un impulso para mejorar su aspecto y salud.

Uno de los tratamientos más recomendados es el peeling químico que se realiza con ácidos médico estéticos. Gracias a este proceso, conseguiremos que se acelere de forma natural la renovación celular en la superficie de nuestra piel. Así conseguiremos que nuestra piel se vuelva más fuerte, gane elasticidad haciendo desaparecer las arrugas provocadas por el sol y las manchas.

Nuestra piel lucirá estupenda, rejuvenecida.

¿Quieres saber más sobre el tratamiento con ácidos médico estéticos?

¡Comienza septiembre con buena cara!

Post a Comment