Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

LÁSER CON CARBÓN ACTIVO

LÁSER CON CARBÓN ACTIVO

El láser con carbón activo es un tratamiento para la piel con láser no invasivo y totalmente indoloro que trata en forma rápida y efectiva una variedad de imperfecciones de la piel, sin efectos secundarios ni tiempo de inactividad para el paciente y con resultados inmediatos.

DETALLES

Tiempo del tratamiento: 30 minutos
Sesiones recomendadas: 1-3
Anestesia: Local
Hospitalización: No requerida

Recuperación: Inmediata
Resultados: Inmediatos
Precio: 157 €

¿QUÉ ES EL CARBÓN ACTIVO?

Utilizando un líquido de carbón exclusivamente formulado, en conjunto con el potente y versátil láser Q-Switched, el tratamiento exfolia la piel del rostro, descongestiona y tonifica los poros, reduce la producción de grasa y suaviza la textura de la piel áspera y desequilibrada.

El tratamiento es adecuado para todo tipo de piel, y beneficia especialmente a pacientes con piel grasa, espinillas, poros dilatados, piel apagada, textura de piel rugosa y desequilibrada y acné.

¿PARA QUÉ SIRVE?

El láser con carbón activo, cuyo éxito radica en los beneficios de la acción del láser sobre una mascarilla de carbón activado, es ideal para exfoliar la piel, limpiar impurezas y cerrar el poro, así como para alisar la piel y reducir arrugas.  Este tratamiento, que es muy demandado en nuestro centro, es uno de los peelings que más éxito está teniendo en Europa. Es perfecto para pieles mixtas, grasas y para las personas alérgicas a los ácidos de los peelings convencionales.

El láser con carbón activo es una terapia muy efectiva para los siguientes tratamientos:

Al hacer que penetre profundamente, impulsado por la energía láser, el carbón activo arrastra contaminantes y células muertas, haciendo que aparezca una piel limpia y renovada.

Los componentes del carbón, al activarse por el impacto de la luz, producen una exfoliación responsable de eliminar las capas epiteliales queratinizadas, homogeneizar la textura cutánea, cerrar poros y aclarar hiperpigmentaciones.

La acción renovadora asociada al efecto exfoliante impulsa una intensa estimulación de los procesos de regeneración celular, que deriva en el aumento de producción de colágeno y elastina. El resultado es el rejuvenecimiento de la piel, que se hace evidente en un cutis más terso, firme, con menos arrugas y líneas de expresión.

El efecto térmico producido por el láser unido al carbón activo, que de por sí ya tiene una acción bactericida, reduce la actividad de las bacterias oportunistas entre ellas el Propinobacterium acnes. Asimismo, se normaliza la actividad de las glándulas grasas, se descongestiona el tejido y se eliminan comedones.

EL TRATAMIENTO CON CARBÓN ACTIVO

A diferencia de otros tratamientos que dependen exclusivamente de la energía de luz para transformar la piel, el láser con carbón activo es un proceso de 2 partes. Primero, se aplica una lujosa crema de carbón natural a la superficie de la piel y se la deja secar. La loción no tóxica se asemeja a una máscara de barro con un color pardo oscuro y una textura rica. El carbón natural absorbe rápidamente la grasa, las impurezas y las células muertas de la piel desde el interior profundo de los poros y lleva las toxinas hacia la superficie. La máscara de carbón además crea una superficie uniforme para la energía láser. Luego de aplicar la máscara de carbón, se procede al láser Q-Switched.

Un buen láser Q-Switched es el dispositivo esencial requerido para este tratamiento. La energía láser se absorbe mayormente en la máscara de carbón y genera el efecto radiante que buscamos.

Al tratamiento de 20 minutos se lo apoda “facial de la hora del almuerzo”. Esto se debe a que el paciente finaliza el tratamiento con un brillo radiante y a que prácticamente sufre pocos o ningún efecto secundario ni tiempo de inactividad. Afirme, suavice e ilumine rápidamente la piel.

Inicialmente, la especialista médico estético unirá el carbón a la epidermis. Posteriormente comienza el tratamiento utilizando una emisión de energía baja del láser. Luego, la especialista utiliza un nivel más elevado de energía para exfoliar la máscara de carbón.

A diferencia de otras técnicas de láser, se aplica la exfoliación con láser con carbón activo a una distancia sobre la piel. Se emplea un evaporador de humo especial para eliminar el riesgo de propagación de bacterias que, además ayuda al técnico porque le brinda una visibilidad óptima para obtener resultados específicos.

Los beneficios que logramos con este tratamiento es iniciar procesos de sanación natural para fomentar la producción de colágeno y lograr una firmeza duradera.

Entre los beneficios secundarios del tratamiento se incluyen disminuir las arrugas finas ,tensar la piel y reducir el tamaño de los poros.

La exfoliación suave y los beneficios de la extracción de toxinas son fundamentales para todos y el láser con carbón activo es seguro para todo tipo de piel.

El tratamiento de láser con carbón activo es  efectivo para cualquier persona con cualquier tipo de piel. 

Los candidatos más eficaces para este tratamiento son las personas que cuentan con alguna de estas alteraciones:

  • Fotoenvejecimiento, causado por el daño solar.
  • Piel grasa y mixta.
  • Todo tipo de acné.
  • Envejecimiento prematuro y severo.
  • Pieles con poros dilatados.

PREGUNTAS FRECUENTES

Durante el tratamiento de láser con carbón activo se siente como una suave sensación de «hormigueo caliente» en la piel y no es doloroso.

El tratamiento con carbón activo no tiene efectos secundarios importantes. Un leve enrojecimiento de la zona tratada puede aparecer y que normalmente se resuelven en unos 30 minutos.

Al realizarse un efecto »peeling» puede descamarse muy levemente algunas zonas de la piel, lo que se traduce en una renovación celular.

Se realiza una completa historia médica en la primera consulta para analizar posibles contraindicaciones y situaciones especiales de cada paciente, pero como contraindicaciones absolutas tenemos:

  • Personas que toman medicamentos fotosensibles.
  • Embarazadas y menores de edad (se valorará cada caso y con autorización familiar).
  • Enfermedad infecciosa y/o heridas en la zona de tratamiento.
  • Presencia de tatuajes en la zona de tratamiento.

Los tratamientos se pueden realizar en cualquier parte del cuerpo, incluyendo la espalda y el pecho. Al igual que con todos los tratamientos de la piel, los peelings con Carbón activado deben complementarse con una buena rutina de cuidado de la piel, y el uso diario de un protector solar de alto espectro. Los resultados son notables después de un solo tratamiento, pero para obtener mejores resultados a largo plazo se recomiendan tratamientos regulares.

Este tratamiento se puede realizar cada 21 días.

PRECIO

157,00 €

OTROS TRATAMIENTOS

SOLICITAR INFORMACIÓN

    SOLICITAR INFORMACIÓN