Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

Mima tus pies tras el verano

Durante el verano nuestros pies sufren más de lo habitual. El sol, la playa, el calzado abierto… tus pies necesitan un tratamiento para acabar con la sequedad y asperezas en la piel y empezar el otoño con paso firme.

Los pies son, curiosamente, una de las partes de nuestro cuerpo más importantes (soportan todo el peso del resto cuerpo) y al mismo tiempo, una de las zonas que más tendemos a descuidar. Al terminar el verano, hacernos un tratamiento y pedicura completa de pies es fundamental, la mejor forma de mimarlos tras los meses de vacaciones y hacer que luzcan sanos y cuidados.

¿Qué puede dañar nuestros pies en verano?

1.    El sol

Al igual que sucede con el resto de nuestra piel, durante el verano los pies se someten a exposiciones al sol muy superiores a las del resto del año. A esto se le agrava, que raras veces nos extendemos la crema de protección solar por esta zona, por lo que los pies quedan completamente desprotegidos del sol, aumentando el efecto nocivo de los rayos ultravioleta: El envejecimiento acelerado de la piel.

2.    El calzado abierto y tacones

Las sandalias, chanclas u otro tipo de zapatos abiertos dejan nuestros pies al descubierto y provocan que los talones y otras partes de la planta del pie se agrienten de forma alarmante. Si a esto le sumamos que con los modelitos de verano somos más propensas a ponernos tacones de infarto, la cosa es aún más seria: el uso de tacones de forma continuada suele provocar la aparición de callos o juanetes que harán de nuestra vida un suplicio.

3.   Andar descalzo sobre la arena

Andar desclazo sobre la playa

Si has tenido la suerte de disfrutar del verano caminando por la arena de la playa, (eso esperamos), seguro que has conseguido desconectar del trabajo y coger fuerzas de nuevo para la vuelta a la rutina en septiembre. El único problema es que nuestros pies necesitarán un tratamiento de hidratación profunda para acabar con la piel reseca y el exceso de células muertas que producen pasear descalza.

4.   Largas caminatas

Si eres una aventurera o te gusta el deporte, seguro has aprovechado el verano para hacer algo de senderismo, una ruta por uno de tus rincones preferidos, largos paseos o algo de running al caer el sol… si tus pies no han parado de moverse, debes saber que el sudor, (y la humedad), y el sometimiento a intensa actividad pueden hacer que aparezcan ampollas, durezas o que simplemente sientas que articulaciones y planta del pie están más cansados de lo habitual, un buen masaje puede ser la mejor forma de aliviarte.

5.   Esmaltes de uñas de mala calidad

El verano es el momento perfecto para lucir pedicura, nuestros pies quedan al descubierto y queremos que se vean bellos y con aspecto cuidado. Sin embargo, si no utilizamos un esmalte de uñas de calidad podemos debilitar nuestras uñas o incluso provocar hogos o algún otro tipo de infección. ¿Qué tipo de esmalte has utilizado para las uñas de tus pies?

 

Sin duda hay motivos suficientes para plantearnos el cuidado de nuestros pies durante todo el año, pero sobre todo, lo hay para cuidar nuestros pies a partir de septiembre.

De modo que, si quieres que tus pies empiecen la temporada de otoño como se merecen, nuestra recomendación es que hagas un tratamiento de pedicura completo: Limpieza de durezas, exfoliación, hidratación, masaje, cuidado de uñas, esmalte… Siempre, con los mejores profesionales y con los mejores productos.

¡Que no se diga que no empiezas septiembre con buen pie!

¿No crees que tus pies se lo merecen?

¿Te ha gustado este artículo? Si es así y quieres leer más de este tipo, compártelo con tus amigos y dale a Me Gusta en nuestra página de Facebook.

Post a Comment